martes, 18 de marzo de 2014

En pocas palabras.

Palabras afiladas,
palabras mágicas,
palabras mudas,
palabras como flores;

palabras casuales,
palabras de mentira,
palabras desnudas,
palabras de una noche;

palabras caducadas,
palabras suicidas,
palabras putas,
palabras mayores;

palabras que no callan,
palabras sin nombre,
palabras necias,
palabras sordas;

palabras mil palabras,
palabras que tiemblan,
palabras innombrables,
palabras rotas;

palabras inalcanzables,
palabras sin diccionario,
palabras de hielo,
palabras palabrotas;

palabras de guerra,
palabras de honor,
palabras en chino,
palabras que explotan.

jueves, 19 de diciembre de 2013

"Sequía"

Como todo amante amateur de las palabras, en algún momento de mi vida flirteé con la poesía. Y como con tantos otros cientos de miles de malos poetas, resultó que era la poesía la que flirteaba conmigo a su antojo. Pero de tales escarceos, queda la verdad del sentimiento. Y, como tributo a tal, he decidido airear algunos versos que andaban escondidos en lo más recóndito del trastero de mis vergüenzas...


"(...) Y he aquí este corazón, joven,
que me pide a gritos,
a golpes,
un delirio premeditado,
un crimen contra la cordura:
una embriaguez en vino,
en magia,
en locura,
en imaginación,
en sensación dura...
Suplica ser poseído súbitamente
por las más terribles fiebres,
que lo alteren,
que lo arrojen de nuevo a esa gran mentira:
esa farsa,
donde la luna vuelve a ser un amante canalla,
-o, quizá, un amor imposible-,
donde lo real pierde sentido,
y se desdibuja,
y se desmaya,
como la tinta de un cuadro bajo la lluvia...".

CMA. (2000).

lunes, 26 de agosto de 2013

Hay árboles que dan peras; hay hombres que se pasan toda la vida cultivando "peros".

sábado, 25 de mayo de 2013

Algún día alguien patentará una fórmula matemática para calcular el valor personal de cada ser humano en distintas divisas. Pero lo peor será que nosotros mismos acabaremos usándola para comprarnos los unos a los otros.

lunes, 18 de marzo de 2013

Cada justo, cada inocente, que se ve condenado a pagar por los actos de uno o muchos injustos o culpables, es un fracaso estrepitoso de la humanidad.

Yo. 
Ella. 
Yo. 
Tú. 
Yo o Tú. 
Tú o Yo.
Tú y Yo.
NOSOTROS!!!.

domingo, 24 de febrero de 2013

La marea que cambiara el mundo.

Siento que tengo sentimientos ambivalentes respecto a los movimientos ciudadanos de protesta que están surgiendo:

Por un lado de admiración y esperanza de ver que los ciudadanos nos estamos involucrando de forma masiva en lo que pasa en la política y en el sistema que nos sostiene, y de ver que hay una sensación de unidad, de hermanamiento con determinación por exponerse para cambiar las cosas.

Del otro lado, de cierta sospecha que me lleva a la decepción, al echar en falta dos puntos importantes en las reivindicaciones que leo y oigo con más frecuencia: 

1) Autocrítica social: qué debemos cambiar también de nuestra propia cultura, que nosotros mismos hemos viciado y que forma parte de los problemas actuales (al fin y al cabo, nosotros también alimentamos al sistema), como el consumismo a base de creditazos, el mirar para otro lado durante la época de vacas gordas (y despreciar o llamar 'utópicos' a los que advertían de que estas cosas podían pasar), la obsesión por comprar pisos, la picaresca de las trampas 'en la declaración', el olvido selectivo de la pobreza que nuestro propio bienestar lleva generando en países peor avenidos que el nuestro, etc.

2) Poca ambición de las protestas. Al final, tengo la sensación de que la mayoría de la gente que protesta lo que quiere es volver a la comodidad perdida, al punto anterior a la crisis. Pero, fuera de medidas más o menos locales o circunstanciales (quitarle beneficios a los políticos, a los banqueros, a los mercados financieros, y entrullar a todos los corruptos), no percibo que la gente quiera arriesgar a modificar las cosas más radicalmente; no sólo cambiar de caretas o de actores que dirijan la sociedad, estoy hablando de cambiar de modelo de vida, de sociedad, de sacrificar comodidad para obtener un futuro mejor, no sólo para nosotros y para nuestros hijos, también para el resto del planeta. Porque, por cierto, lo que es indefendible, es defender nuestros propios derechos e ignorar ('allá se las compongan ellos y sus problemas, que cada uno salve sus maletas') los de quienes tienen exactamente los mismos derechos y deberes universales que nosotros, pero que nos pillan en canales de la televisión mucho más alejados del nuestro (y, permítaseme un comentario aparte: sigo sin entender cómo ninguna ideología de izquierdas puede defender fronteras que dividan la igualdad entre los ciudadanos). Esto implica volvernos animales políticos, sí señor, porque si el pueblo quiere ejercer su poder, cada uno de sus ciudadanos deberá actuar como político (en su sentido filosófico), y tratar de pensar con rigor (y fríamente) lo mejor para todos. 

¿Será correcta o incorrecta esta esta sensación de sospecha?. Ojalá que no sea así, y que los derroteros de esta crisis nos empujen a cambiar para mejor, aunque sea un poquito, este loco planeta.

CMA.

sábado, 2 de febrero de 2013

Cuestión de principios



Vista la degradante situación que estamos alcanzando, sería deseable, entre otras muchas cosas, comenzar a cambiar esa parte de la cultura de este país que está íntimamente basada en la denominada 'picaresca española', y empezar a coger el gusto a hacer las cosas de forma correcta y buena, no sólo porque al final suelan salir mejor, sino también por el mero gusto ético y estético de hacerlas bien. Quizá las próximas generaciones aprendan ésto mejor que nosotros, quizá entiendan mejor que los caminos cortos y las trampas sólo acaban llevando a precipicios morales y degradaciones éticas de la sociedad.

Y, ya de paso, puestos a pedir, pediría que también borráramos ese axioma nacional tan extendido con el que solemos justificar nuestros actos cotidianos menos virtuosos (se me ocurren muuuuuuuuchos ejemplos), y que dice algo así: "pues como los demás lo hacen mal, pues está justificado que yo también lo haga".

CMA.

sábado, 26 de enero de 2013

Solidario... pero sólo en mi casa.

Hasta el gorro de los estados nación. Llevamos 2,5 millones de años pisando la tierra, mezclándonos unos con otros, amándonos y matándonos por partes iguales. Y me parece que en estos tiempos, resurge con cierta fuerza uno de los caballos de batalla del narcisismo cultural y linguístico, del conservadurismo burgués, y de la insolidaridad económica: la filosofía del "Yo-en-mi-estado-nación". Las zonas que ganan más solas abogan por ese modelo aduciendo a razones históricas, identidades culturales, y/o intereses económicos. Las que pierden, por la integración (cada uno tira hacia lo que le conviene, cómo no). El caso es que a todos se les olvida que sólo puede haber un único protagonista en esta función: EL INDIVIDUO. Y que sus derechos son universales e inalienables por ningún ente económico, nacional o cultural. Me resulta inconcebible luchar por ellos sólo para unos grupos de personas, y no para otros. Si crees en el derecho a la libertad y al estado de bienestar, tendrás que defenderlo (y lucharlo) para ti y para todos: tu vecino, el que vive en Londres, en Adís Abeba o en la Patagonia; el negro, el blanco, el cristiano, el musulmán, el hombre, la mujer; el alto, el bajo, el de los granos, el calvo, el del bisoñé... con las implicaciones que tenga (por ejemplo, que tú mismo seas menos rico). Defender los derechos universales y, a su vez mirar para otro lado sin mojarse en lo que pasa más allá de tú portal es, para mi, pura hipocresía burguesa.



http://internacional.elpais.com/internacional/2013/01/25/actualidad/1359145362_724073.html

CMA

viernes, 25 de enero de 2013

El ojo vigilante y severo de la ley se alimenta del fracaso de la conciencia individual del ciudadano.

CMA

martes, 22 de enero de 2013

¡¡¡REBAJAS PARA TIEMPOS DE CRISIS!!!. Inmejorables precios...



¡¡¡REBAJAS PARA TIEMPOS DE CRISIS!!!. Increíbles precios...
***************************************************************************
Almas a un euro, 
almas a precio tirado, 
almas en ofertas del diez por uno,
almas en pena a precio de saldo,
almas de todos los colores,
almas de primera o segunda mano...
**************************************************************************
¡¡Aproveche nuestras ofertas, señor capitalista!!.
Las hay de todas las tallas...
Pequeñitas, tímidas, agazapadas;
Medianas, del montón, en serie;
Grandes, XXL, enormes, ¡una ganga!;
Almas libres o condenadas...

Y se las entregamos lavadas, 
totalmente planchadas, 
y por completo domesticadas.
**************************************************************************
¡¡ALMAS BARATAS, ALMAS A 100!! 



CMA

domingo, 23 de diciembre de 2012

'Y desafiando el oleaje
sin timón ni timonel,
por mis sueños va, ligero de equipaje,
sobre un cascarón de nuez,
mi corazón de viaje,
luciendo los tatuajes
de un pasado bucanero,
de un velero al abordaje,
de un no te quiero querer'.
Joaquín Sabina,  Peces de ciudad.

jueves, 20 de diciembre de 2012


Dado que una estupidez no convierte a uno en estúpido, 

una genialidad tampoco le hace a nadie un genio.


CMA.

sábado, 1 de diciembre de 2012

Llevabas el misterio 
cosido en la mirada;
un yo que sé 
que qué sé yo;
un crucigrama
de enigmas sin resolver
en la doscientos veintiuno 
de la Baker Street.


CMA.

viernes, 2 de noviembre de 2012

Un poco de relativismo para cenar...


Esto lo escribí hace tiempo. Dedicado a los relativistas de pro:



El relativismo radical suele afirmar que todo valor de verdad de un enunciado acerca del mundo susceptible de ser pensado es siempre relativo. Si se cumpliera que todo enunciado es relativo, entonces, evidentemente, lo absoluto sería ningún enunciado, es decir, nada. 

Pero, en tanto que fuera cierta, la premisa "todo enunciado es relativo" sería, en si misma, absoluta, lo que nos llevaría a concluir que también es nada. Y puesto que la nada -el "no ser"-, por definición, no existe, y ni mucho menos es pensable, sería imposible que a ninguno de nosotros se nos hubiera ocurrido pensar, -y menos aún, decir- que "todo enunciado es relativo".

CMA.

domingo, 23 de septiembre de 2012

Llega el Otoño...

¿Ángeles con alma monstruosa?... ¿Monstruos con alma de ángeles?... ¿Quién sabe lo que es cada uno?. El tacto en la negra oscuridad a veces nos dice mucho más del alma de los otros que nuestros ojos a la cegadora luz del sol. ¡Bienvenida, sea pues, la oscuridad!


CMA.

sábado, 15 de septiembre de 2012

Coger un trozo de texto, colocar sus frases unas debajo de otras, tratando de hacer que rimen entre sí y que tengan musicalidad, no lo convierte necesariamente en poesía. 

Coger argumentos, pintarlos bonitos, rellenarlos de bellos sentimientos, y agitarlos al aire, tampoco los convierte necesariamente en verdaderos.


CMA

miércoles, 29 de agosto de 2012


"La mujer que yo quiero, es fruta jugosa

prendida en mi alma como si cualquier cosa.

Con ella quieren dármela mis amigos,

y se amargan la vida mis enemigos..."


*  *  *  *  * 


J. M. Serrat.



martes, 21 de agosto de 2012

Delegando ideas...


" You may say I'm a dreamer, 

but I'm not the only one (...)".


(Imagine, J. Lennon).


¿Me equivoco, o me parece que estamos en una época de poco compromiso y/o pereza hacia las ideas?. Oigo con mucha frecuencia aquello de "yo no soy ni de derechas ni de izquierdas, pero opino que los políticos/banqueros/empresarios/sindicalistas... lo están haciendo... bla, bla, bla". Que es como decir: "Protesto cuando me tocan con premeditación y alevosía los miembros genitales, pero prefiero no mojarme cuando hay que pensar hacia qué valores queremos empujar el mundo". Así, poco va a cambiar. 

Delegamos muchas cosas en nuestra vida, todos los días. Hay gente que reacciona con sorpresa, ahora, cuando descubren que vivimos en un sistema democrático indirecto, donde el pueblo no vota las decisiones importantes, sino que vota a quienes van a decidirlas. ¿Y por qué no?. Si durante los momentos en los que las cosas iban bien hemos aceptado esa delegación sin ningún cuestionamiento, ¿a qué viene ahora decir que el sistema es terriblemente malo?.

Así no cambian las cosas. Porque, en el fondo, pese a la apariencia y el ruido de nuestras protestas, seguimos esperando a que venga otro y las cambie. Pues no. Con el mando a distancia no cambian las cosas. ¿Que quieres que lo hagan?. Prueba a empezar sin falta ahora mismo... por tu propio compromiso con las ideas.

CMA.

domingo, 5 de agosto de 2012

La libertad es a nuestro cerebro lo que el movimiento a una película. Nunca ves -ni nunca verás- el movimiento de las imágenes si lo buscas fotograma a fotograma; únicamente aparecerá ante tus ojos cuando hagas girar la bobina a gran velocidad. El sustrato de tu libertad tampoco lo encontrarás analizando al microscopio átomo por átomo tu intimidad cerebral. Sólo al dejar que toda tu realidad interior y todas tus decisiones se viertan sobre el incesante caudal de tu consciencia, es cuando llegarás a percibir la inmensidad de ese sentimiento llamado libertad.


CMA.